Bienvenido a consultadeneurología

Soy Tomás Pérez Concha, neurólogo, y escribo este blog sobre neurología para dar a conocer mejor las enfermedades neurológicas.

Consultadeneurología no pretende reemplazar la relación que existe entre quien visita esta web y su médico. En ningún caso la información que contiene este web sustituye la consulta con un profesional médico. Cualquier duda debe resolverse en la consulta del médico.

Consultadeneurología no ofrece consultas ni diagnósticos “on-line“.

En la página de contacto se encuentra la dirección de mi consulta y el teléfono para solicitar una cita.

Anuncios
Publicado en CONSULTA NEUROLOGIA, ENFERMEDADES NEUROLOGICAS | Etiquetado , , | 3 comentarios

Apatía en la Enfermedad de Alzheimer, ¿qué hacer?

 

La apatía es probablemente el trastorno de conducta más frecuente en la Enfermedad de Alzheimer. Se suele confundir con depresión pero aunque pueden coexistir la apatía y la depresión, lo habitual es la apatía sin depresión. Los pacientes apáticos dejan de hacer aquellas actividades que previamente les gustaban y les entretenían, abandonan su hobbies: dejan de jugar a las cartas, de hacer crucigramas, cuidar la huerta, jugar al golf… Y pasan la mayor parte del día sentados sin hacer nada, quietos sin prestar atención a la televisión, la lectura o el entorno. Es habitual que los cuidadores lo describan de la siguiente forma:”si le dejas sentado, así se queda todo el día”.

Los pacientes con apatía en la Enfermedad de Alzheimer pierden el interés por realizar nuevas actividades, aprender nuevas cosas; si dirigen la atención a una actividad rápidamente la abandonan o no la repiten. Pierden el interés por las sucesos que ocurren a su alrededor y por las personas de su entorno y no muestran apenas sentimientos positivos o negativos ante los acontecimientos, da la impresión de que todo les da igual.

Los pacientes con apatía en la Enfermedad de Alzheimer parecen más torpes en las actividades de la vida diaria que lo que realmente puedan estarlo por el desarrollo de la enfermedad.

Algunas de las estrategias que se sugieren a los cuidadores para ayudarles con los pacientes con apatía son:

Intentar implicar al paciente en actividades que realizaban anteriormente y que les gustaban y con las que disfrutaban.

Simplificar y organizar lo que se le pide que haga.

Hay que tener mucho cuidado en no convertir la apatía en agitación. Intentando implicar al paciente en una actividad que anteriormente realizaba puede darse la situación que por el desarrollo de la enfermedad no la pueda realizar y eso lleve a frustración que se puede transformar en agitación o ira, o bien, tristeza y depresión. Será útil en estos casos intentar hacer la misma actividad pero de forma más simplificada o si tiene varios pasos dicha actividad, intentar realizar sólo uno de los pasos.

Estas actividades son más útiles si son programadas; puede ayudar la asistencia a grupos donde se desarrolle actividad física (baile o gimnasia), talleres de manualidades, taller de jardinería, cocina, música, lectura y escritura, cuidado y compañía de animales o de actividades creativas. Es fundamental dirigir al paciente a una actividad afín a sus gustos previos. En ocasiones, la asistencia a estas actividades con el cuidador facilita su realización y mantenimiento en el tiempo.

Publicado en ALZHEIMER, DEMENCIA, ENFERMEDADES NEUROLOGICAS | Etiquetado | Deja un comentario

ESTRATEGIAS DE TRATAMIENTO DE LA CRISIS DE MIGRAÑA: VENTAJAS E INCONVENIENTES


En el tratamiento de la crisis de migraña se debería proponer al paciente una estrategia de tratamiento para proporcionar el alivio del dolor lo más rápido posible y, además, evitar que el dolor aparezca de nuevo en las horas siguientes (recurrencia). Esta estrategia se antoja necesariamente individualizada teniendo en cuanta una multitud de variables que van a influir en el éxito o no de nuestro objetivo común.

Por parte del médico que prescribe el tratamiento se debe tener en cuenta, entre otras características, la intensidad y la limitación funcional del paciente ante la crisis de migraña, la velocidad de progresión hasta el pico máximo de dolor, la presencia de nauseas o vómitos, los fracasos previos de la medicación…

Por parte del paciente, no todos los pacientes esperan lo mismo de la medicación y, en cada crisis, dependiendo de experiencias previas frente al dolor, el momento del día, las responsabilidades del momento, los síntomas asociados… puede preferir tomar una medicación u otra o, a veces como hacen, no tomar nada (nos parezca mal o bien a los médicos).

A continuación, voy a exponer las ventajas e inconvenientes de tres estrategias que proponemos a nuestros pacientes los médicos para tratar una crisis de migraña:

Estrategia 1. La primera estrategia consiste en prescribir un analgésico no específico (pero demostradamente efectivo como los antiinflamatorios no esteroideos) para las crisis de migraña. Si es efectivo resultará en un bajo coste para el paciente con buena tolerabilidad y sin efectos secundarios en la mayoría de los casos. Por otro lado, si son efectivos, son fármacos cuyo abuso puede dar lugar a transformar una migraña ocasional (episódica) en una cefalea diaria (cefalea crónica diaria) y a efectos secundarios. Si no es efectivo el tratamiento, el paciente puede estar un tiempo hasta que regresa de nuevo a la consulta padeciendo los dolores de cabeza con disminución de su calidad de vida o ante el fracaso de la visita a su médico optar por automedicarse.

Estrategia 2. La segunda estrategia consiste en prescribir un analgésico no específico y un tratamiento específico (demostradamente efectivo como los triptanes) cuando el primero ha fallado. En este modelo, el paciente tiene una segunda opción que no tenía en la primera estrategia. Tienen los mismos riesgos que en la primera estrategia. En esta segunda estrategia, cuando falla el primer analgésico pasan unas horas en las que el dolor sigue aumentando en intensidad, de tal forma que si se toma el segundo muy tarde “esperando el efecto del primero” será muy difícil acabar con la crisis de migraña.

Estrategia 3. La tercera estrategia consiste en delegar cierta autonomía al paciente para elegir el tratamiento entre las diversas opciones que le proponemos dependiendo de su situación en ese momento. En esta estrategia es fundamental dos cosas: la primera, visitas periódicas para comprobar la frecuencia, duración, respuesta al tratamiento y cantidad de medicación utilizada a través de un registro que debe llevar el paciente; la segunda, una labor de formación que incluya determinar los fármacos que puede utilizar en las crisis de migraña, limitaciones de uso tanto diario como semanal, limitación de combinaciones de fármacos, medidas preventivas… En esta estrategia, por ejemplo, cuando se detecte por las experiencias previas (modo de inicio, desencadenante…) que el dolor va a ser muy intenso, se opte por tratamiento específico como primera opción o combinado; y, en cambio, cuando se presuma que tomando un analgésico no específico con la opción de descansar y dormir, se opte por ello.

De los tres estrategias, la que más satisfacción produce al médico y al paciente es la tercera. Desde luego, es necesario supervisión, paciencia, confianza e invertir tiempo.

 

 

 

Publicado en migraña, NEUROLOGIA | Etiquetado , | Deja un comentario

II JORNADA ANDALUZA DE ACTUALIZACIÓN EN ENFERMEDAD DE FABRY

 


 

Publicado en ENFERMEDADES NEUROLOGICAS | Deja un comentario