Degeneración walleriana tras ictus isquémico

Paciente de 66 años de edad que ingresa por pérdida de fuerza súbita de extremidades izquierdas con hemiplejia derecha. En la urgencia se le realiza TAC cerebral:

TAC CEREBRAL NORMAL PREVIO DW

A las 72 horas aproximadamente se realiza una resonancia cerebral:

RNM CEREBRAL CORONAL DW.jpg

Se observa una lesión isquémica con una degeneración walleriana secundaria que también se observa en las secuencias de difusión y en el mapa ADC:

RNM CEREBRAL DIFUSIÓN ADC DW

A los 4 meses del ictus la paciente presenta una hemiparesia espástica muy incapacitante (momento en el que yo la valoro y reviso estas pruebas).

El motivo de presentar este caso es la presencia de una degeneración walleriana precoz que se observa en secuencias T2 coronal y la implicación pronóstica de este hallazgo.

La degeneración walleriana (DW) es una degeneración axonal y de sus vainas de mielina secundariamente a una lesión axonal proximal o a nivel de cuerpos neuronales. La DW se puede presentar tanto en el sistema nervioso periférico como central. La causa más frecuente es el infarto cerebral y el tracto más frecuentemente implicado es el tracto corticoespinal.

De una forma sencilla, la evolución de las alteraciones en la señal de la resonancia cerebral a lo largo del tracto de sustancia blanca refleja los cambios bioquímicos que ocurren durante la DW. Las alteraciones en la difusión que se muestra hiperintenso y la hipointensidad de señal en el mapa ADC sí que se han descrito en la fase aguda en la primera semana distal a una lesión por encima y son indicativas de degeneración walleriana. Serían los cambios más precoces detectables. Las alteraciones de la DW de las secuencias T2 suelen aparecer en la 3-4 semana aunque hay casos muy precoces que aparecen en las 2ª semana. Este caso es particular por el hecho que aparece precozmente.

La degeneración walleriana se ha asociado a mal pronóstico funcional en numerosos estudios.

Es importante revisar las imágenes y detectar los cambios precoces en las secuencias de difusión y mapa ADC distal a una lesión isquémica por las implicación pronóstica de las mismas.

Acerca de Tomás Pérez Concha

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco. Especialista en Neurología vía MIR. Máster en Medicina Evaluadora y Peritaje médico por la Universitat de Barcelona. Capacitación técnica específica en Neurosonología por la Sociedad Española de Neurología.
Esta entrada fue publicada en ENFERMEDADES CEREBROVASCULARES, ICTUS, stroke y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s