Discinesia tardía por neurolépticos: exploración

Aunque “cada maestrillo tiene su librillo” es útil aprender a explorar las discinesias tardías de una manera formal mediante la escala AIMS (Abnormal Involuntary Movements Scale) para detectar todas las características de este trastorno del movimiento y realizar una exploración completa y en consecuencia un diagnóstico correcto.

Muchos neurólogos son muy reacios a la utilización de escalas en su práctica diaria porque les parece una simplificación de la complejidad. Mi opinión es que son complementarias y útiles por varias razones. Son complementarias, yo hago “mi” exploración neurológica que puede estar aderezada por conocimiento y experiencia, la describo para que me sirva para futuras comparaciones  y además a continuación puntúa la escala correspondiente. Una escala no sustituye la exploración neurológica. Y son útiles, no sé cuantos pacientes atienden el resto de mis colegas pero cuando atiendes muchos, por muy buena memoria que tengas y con el paso del tiempo, necesitas datos objetivos para comparar; la escala te proporciona datos objetivos basados en una reglas para la puntuación. Vale, ya se que no son perfectas… entonces combina los datos de la escala (objetivos según las reglas de puntuación) y datos propios de tu conocimiento y experiencia. Lo que suele ocurrir con el tiempo es que incorporas los datos útiles de la escala con tu experiencia y el resultado es mejor.

En este sentido, la Escala AIMS puede ser útil junto con unas pautas de administración:

1. Antes o después de completar el examen, observar directamente al paciente en reposo (por ejemplo, en la sala de espera).

2. La silla empleada para esta exploración debe ser dura, firme y sin brazos. Sentado en el borde de la silla y sin apoyo en el respaldo.

3. Después de observar al paciente se debe puntuar en la escala de 0 (ausente), 1 (mínimo), 2 (ligero), 3 (moderado) y 4 (grave), de acuerdo con la gravedad de los síntomas; en caso de duda entre dos valores elija el más alto.

4. Preguntar al paciente por el estado de su dentadura. ¿Lleva dentadura postiza?, ¿tiene algún problema con sus dientes actualmente? (Cuidado con la discinesia edentulosa).

5. Averiguar si tiene en la boca algún objeto (chicle, caramelos).

6. Preguntar al paciente si ha notado movimientos en su boca, cara, manos o pies. Si responde afirmativamente, pedirle que los describa y que indique en qué medida interfiere en sus actividades diarias o le molesta.

EXPLORACION:

1. Poner al paciente sentado en la silla con sus manos sobre las rodillas, las piernas ligeramente separadas y los pies pisando el suelo. Observar el cuerpo entero para detectar movimientos en esta posición.

2. Decir al paciente que se siente con las manos colgando sin apoyo. Si lleva pantalón, las manos colgarán sobre las rodillas. Observar los movimientos en manos y otras áreas corporales.

3. Pedir al paciente que abra la boca (observar la lengua y el resto del interior de la boca).

4. Solicitar al paciente que saque la lengua (observar anomalías en los movimientos de la lengua). Hacerlo dos veces.

5. Decir al paciente que tamborilee con cada dedo por separado tan rápido como pueda durante diez a quince segundos, primero con la mano derecha y luego con la izquierda (observar movimientos faciales y de las piernas).

6. Flexionar y extender las piernas del paciente y enderezar los brazos (uno cada vez).

7. Decir al paciente que se ponga en pie (observar de perfil, observar todas las áreas corporales incluidas las caderas).

8. Decir al paciente que extienda los brazos, ambos hacia delante con las palmas hacia abajo (observar tronco, piernas y brazos).

9. Hacer que el paciente camine cinco pasos, gire 360° y vuelva marcha atrás hacia la silla (observar manos y marcha). Hacerlo dos veces.

Para determinar la puntuación de cada paciente sumar los puntos obtenidos en cada ítem y dividir la suma total por el número de ítems practicados.

Esta exploración consiste en observar los movimientos anormales en actitud de reposo, de las extremidades contra gravedad y con maniobras de distracción. El objetivo es describir los movimientos anormales espontáneos e involuntarios: bucolinguales, corea, distonía, mioclonias;  pasivos como la rigidez o deformidades y de la marcha. Al mantener una posición a la orden, estos movimientos anormales involuntarios aparecen de una forma más clara aunque el paciente intente contenerlos durante unos segundos.

En este enlace la tenéis la escala para imprimir.

Acerca de Tomás Pérez Concha

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco. Especialista en Neurología vía MIR. Máster en Medicina Evaluadora y Peritaje médico por la Universitat de Barcelona. Capacitación técnica específica en Neurosonología por la Sociedad Española de Neurología.
Esta entrada fue publicada en MOVIMIENTOS ANORMALES y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s