Síndrome de piernas inquietas (IV)

En las entradas anteriores hemos visto como se realiza el diagnóstico del síndrome de piernas inquietas a través de los criterios clínicos y el diagnóstico diferencial más habitual. Hay que recordar que tras la anamnesis y exploración neurológica se puede sospechar que el SPI es secundario a otra patología lo cual marcará las pruebas complementarias que habrá que solicitar en cada caso. Como mínimo habría que descartar con una analítica una deficiencia de hierro y en todos los pacientes se debería analizar la ferritina. Aquellos pacientes con un déficit de hierro o con niveles bajos o en el límite bajo de la normalidad (dependiendo de los niveles de cada laboratorio) deberían recibir un suplemento por vía oral de hierro. La mejoría en estos casos puede tardar semanas o meses.

Si tras este proceso se llega al diagnóstico del SPI primario y se han descartado una causa secundaria incluído un déficit de hierro, la primera pregunta es valorar si es necesario un tratamiento farmacológico o se pueden controlar los síntomas con medidas no farmacológicas. Esta entrada va a a tratar sobre estas medidas no farmacológicas.

¿Todos los pacientes necesitan tratamiento farmacológico?

No todos los pacientes necesitan tratamiento farmacológicos. Aproximadamente un 20% de los pacientes precisan tratamiento farmacológico según algunos estudios publicados.

Lo primero que hay que hacer es la búsqueda de aquellos hábitos de vida y de sueño que pueden ser modificados para disminuir los síntomas; en segundo lugar, promover actividades que distraigan la mente de los síntomas (como la lectura); en tercer lugar aplicar los mismos principios de higiene de sueño que los que se aplican al insomnio; en cuarto lugar, evitar aquellos fármacos que pueden agravar los síntomas.

Recomendaciones para atenuar los síntomas del SPI

Horario regular del sueño y en condiciones tranquilas y relajantes.

Evitar estar en la cama durante mucho tiempo para evitar los síntomas sensitivos. No utilizar la cama para leer o para ver la televisión. Utilizar la cama para dormir

Ejercicio moderado al final de la tarde. Caminar. Estirar. Técnicas de relajación: yoga o tai-chi.

Evitar el ejercicio intenso y el cansancio.

Evitar el consumo de excitantes: tabaco, refresco con cafeína, café y alcohol antes de ir a dormir.

Evitar comidas pesadas o copiosas a la cena.

Disminuir el consumo de azúcar.

Tomar baños fríos y calientes.

Ocupar la mente con actividades relajanes como leer, crucigramas, sudokus, música relajante antes de ir a la cama.

Control del estrés.

Tratamiento durante una crisis de SPI:

En ocasiones, por un tratamiento insuficiente o por fracaso del mismo pueden aparecer una crisis de SPI. En estas situaciones puede ayudar el realizar unos estiramientos musculares o un pequeño paseo, ejercicios de relajación o masajear las extremidades afectadas.

Fármacos que pueden agravar el síndrome de piernas inquietas:

  1. Neurolépticos
  2. Antidepresivos tricíclicos (como la amitriptilina)
  3. Bloqueantes de los canales de calcio (utilizados como antihipertensivos o profilaxis de migraña)
  4. Antieméticos (como la metoclopramida pero no la domperidona)
  5. Consumo excesivo de cafeína (café o colas), te o chocolate. Puedes calcular si tu consumo de cafeína es excesivo en esta página.
  6. Fenitoína.
  7. Fluoxetina (inhibidores de la recaptación de serotonina)
  8. Antihistamínicos
  9. Mirtazapina y mianserina (antagonistas de 5-HT2a)
  10. Litio
  11. Benzodiazepinas
  12. Consumo excesivo de alcohol en el momento de dormir.

Más información sobre las medidas no farmacológicas las podemos encontrar en:

Enlace de la asociación AESPI

Libro sobre el Síndrome de Piernas Inquietas. El demonio que me despierta cuando duermo.

Acerca de Tomás Pérez Concha

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco. Especialista en Neurología vía MIR. Máster en Medicina Evaluadora y Peritaje médico por la Universitat de Barcelona. Capacitación técnica específica en Neurosonología por la Sociedad Española de Neurología.
Esta entrada fue publicada en CONSULTA NEUROLOGIA, ENFERMEDADES NEUROLOGICAS, MOVIMIENTOS ANORMALES, NEUROLOGIA, SINDROME DE PIERNAS INQUIETAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s